Reporte de investigación descubre evidencia que los prestamistas latinos y afro-americanos pagan injustificadamente precios más altos sobre sus prestamos hipotecarios

El Centro para préstamos responsables
(Center for Responsible Lending)
05/31/06

WASHINGTON, DC -- Según los datos del gobierno federal, a los latinos y afro-americanos se les dan hipotecas subpreferenciales de alto precio en mucha mayor proporción que a los anglo-sajones. Los investigadores del Centro para Préstamos Responsables (CRL, por su sigla en inglés) han demostrado que las disparidades persisten aun cuando estos prestatarios tienen las mismas calificaciones de crédito que los anglos.

Los prestamistas dicen que cobran más porque los latinos y afro-americanos en promedio tienen historiales de crédito menos estables, lo cual hace que prestarles dinero sea más arriesgado.

Sin embargo el Centro, en una reciente investigación, ha descubierto que esa explicación es simplemente incorrecta.

El estudio más extenso de su tipo muestra que, aun después de controlar las diferencias tales como la puntuación crediticia, los latinos y afro-americanos siguen obteniendo préstamos caros de manera desproporcionada. Por medio del estudio de 50,000 préstamos subpreferenciales, los investigadores del Centro descubrieron que, para los prestatarios de estos grupos, la probabilidad de obtener préstamos de alto precio es casi un tercio mayor que la de los prestatarios anglos con la misma puntuación crediticia.

Basado en estos hallazgos, las organizaciones que luchan por los derechos civiles tendrán que continuar la batalla por alcanzar equidad y justicia económica en esta área.

"Hoy, con la publicación de nuestra investigación, hemos avanzado el debate sobre las disparidades raciales demostrando que la explicación tradicional de la industria es incorrecta," declaró Debbie Gruenstein Bocian, autora del estudio. "El debate debe pasar ahora a lo que el Congreso federal y los gobiernos estatales deben hacer para prevenir estas disparidades".

Estas disparidades son injustas y tienen graves repercusiones económicas. Los préstamos caros previenen que las familias no anglo-sajonas realicen el sueño americano de obtener su casa propia y aumentan el riesgo de ejecución de préstamos para quienes han podido comprar su vivienda bajo estos términos. Todo esto amenaza con inestabilidad los vecindarios donde estas familias residen y, por ende, a la economía nacional en su totalidad.

Y aunque los resultados del estudio son particularmente perturbadores para los prestatarios no anglo-sajones, todos los prestatarios están al riesgo del prejuicio financiero por las malas prácticas comerciales habituales del mercado subpreferencial, tal como la fijación discrecional de precios.

En un subcomité de la Cámara de Representantes del Congreso se está debatiendo actualmente si se debe aprobar una ley débil favorecida por la industria. La alternativa es aprobar una ley que verdaderamente ofrecería protecciones a los consumidores y que eliminaría las prácticas abusivas del mercado hipotecario subpreferencial. Esta propuesta de ley (H.R. 1182) fue introducida por los congresistas Barney Frank de Massachussets, Brad Miller y Melvin Watt, ambos de Carolina del Norte. Un total de 65 congresistas han brindado su apoyo a esta propuesta con la esperanza de proteger el interés de los constituyentes que representan y del público en general. Entre estos se encuentran los congresistas latinos Luis Gutiérrez de Illinois, Joe Baca de California, Raúl Grijalva de Arizona, y José Serrano de Nueva York.

Cabe aclarar que el mercado hipotecario subpreferencial es donde las personas con crédito imperfecto obtienen sus préstamos y donde ocurren la mayoría de los abusos de los consumidores que ahí obtienen su hipoteca. La industria de préstamos está presionando intensamente a los congresistas miembros del subcomité. Mientras tanto, una coalición que representa a los consumidores, el CRL entre ellos, aboga ante el comité que cualquier propuesta de ley que sea considerada tiene que ofrecer protecciones a los consumidores y desmantelar el sistema de abusos que se ha propagado.

El Centro urge al subcomité a que haga lo siguiente:

  • Poner controles a la práctica común de las primas de distribución de rendimiento, que son los bonos que los prestamistas pagan a los corredores de hipotecas y que suben con la tasa de interés de la hipoteca. A menudo, estas tarifas no son sino un nombre elegante para un soborno que el prestamista paga al corredor de hipotecas por llevar a los prestatarios poco sofisticados a obtener préstamos de mayor interés. Según muchos expertos, estos sobornos son una de las principales razones por las cuales las estadísticas del gobierno federal recolectadas anualmente bajo la Ley de Revelación de Préstamos Hipotecarios (Home Mortgage Disclosure Act, HMDA) muestran que los latinos y afro-americanos terminan con préstamos de alto interés en proporciones mucho mayores que la proporción de la población que representan.
  • El gobierno federal debe exigir que los corredores de hipotecas actúen por el bien de sus clientes, lo cual el gobierno actualmente no hace. En otras palabras, que los corredores de hipotecas sean responsables de proveer información y de venderle al consumidor el mejor préstamo por el cual califica.
  • Hacer que los corredores y prestamistas revelen claramente que a los prestatarios se les está cobrando un interés mayor del que ellos tienen derecho, y cuánto se está pagando al corredor por esto.
  • Dar a las agencias de gobierno encargadas de imponer las leyes de préstamos justos los recursos y el dinero necesarios para aplicar estas reglas de manera eficaz.

Para obtener una copia de este informe en Internet, visite la página: www.responsiblelending.org.

Comuníquese con: Aracely Panameño al 202-349-1875 o aracely.panameno@responsiblelending.org

###

Sobre El Centro para Préstamos Responsables

El Centro para préstamos responsables (Center for Responsible Lending, CRL, por sus siglas en inglés) es una organización nacional de investigación y formulación de políticas no partidista y sin fines de lucro dedicada a la protección del derecho de todo individuo a ser propietario de vivienda y del patrimonio familiar a través de los esfuerzos dirigidos a eliminar las prácticas financieras abusivas.

CRL está afiliado al Centro para la Autoayuda Comunitaria (Self-Help), que es una de las mayores instituciones nacionales de desarrollo financiero comunitario.