Préstamos contra el título del automóvil: Conduciendo a los prestatarios a la ruina económica


View this document (PDF)

Published: April 15, 2005

Al igual que los préstamos hasta el día de pago, los préstamos contra título de automóvil se mercadean como pequeños préstamos de emergencia, pero en realidad estos préstamos atrapan a los prestatarios en un ciclo de deuda. Los préstamos contra título de automóvil ponen en gran peligro el bien más primordial del bienestar de las familias que trabajan – su vehículo.

Un préstamo típico contra título de automóvil tiene una tasa de interés de tres cifras (más de un 100%), requiere un reembolso de deuda dentro de treinta días y tiene un valor muy inferior al valor del automóvil. Los préstamos contra título típicamente se hacen sin considerar la capacidad del deudor de poder reembolsar el dinero. Debido a que los préstamos se estructuran para que se reembolsen en un sólo pago después de muy poco tiempo, los prestatarios con frecuencia no pueden pagar la cantidad total en la fecha de vencimiento y en vez, se encuentran con que tienen que prorrogar o "renovar" este préstamo repetidas veces. De esta manera, los prestatarios pagan tasas muy por encima de la cantidad originalmente emprestada. Si el prestatario no se mantiene al tanto de estos pagos recurrentes, el prestamista puede sumariamente recuperar o tomar posesión del automóvil, con frecuencia, despojándolo del bien más valioso que tiene y su único medio de transporte.

Aunque los préstamos contra título a elevadas tasas de interés son ilegales en muchos estados, la industria de prestamistas que presta dinero contra título ha crecido enormemente en los últimos años en estados que no han tomado las medidas apropiadas para proteger a los prestatarios. Los prestamistas han aportado generosamente a campañas políticas y se han promulgado leyes en pro de la industria en muchos estados con gran velocidad. En otros estados, los prestamistas contra título han tratado de ocultar la naturaleza verdadera de sus productos para poder aprovechar lagunas legales en leyes existentes – por ejemplo, haciendo de cuenta que sus préstamos abusivos son de "ventas y arrendamientos simultáneos" o "empeños", cuando en realidad no lo son.

En vista de los antecedentes de evasivas y prácticas abusivas de esta industria, los estados que permiten el garantizar préstamos pequeños con el título del vehículo del prestatario, deberían promulgar estrictos requisitos legales para asegurar que los prestatarios estén bien protegidos, incluyendo los siguientes:

  • Establecer términos de empréstito justos y asequibles. Los préstamos contra título deberían tener un período de préstamo más largo y permitirle a los prestatarios un reembolso asequible con programa a plazos, en vez de exigir un pago masivo de cantidad única poco después de hacerse el préstamo. Las tasas deberían limitarse y los prestamistas deberían considerar la capacidad que tienen sus clientes de pagar la deuda antes de hacer un préstamo contra título. Los prestatarios también deberían tener el derecho de anular un préstamo dentro de un período razonable después de obtenerlo y el derecho de reembolsar el préstamo con anticipación sin pena en ningún momento.
  • Proteger a los prestatarios después de un incumplimiento. Los estados deberían proveer a los prestatarios con protecciones en caso de incumplimiento, ya que el automóvil es con frecuencia el bien más grande que el prestatario tiene y que es esencial para que éste pueda retener su empleo y tener acceso a servicios. Estas protecciones posteriores al incumplimiento deberían incluir procedimientos de recuperación razonables, el derecho de rescate, las subastas comercialmente razonables, la devolución de excedentes después de la subasta y la prohibición de la responsabilidad legal personal después de la recuperación.
  • Cerrar lagunas legales para asegurar una regulación coherente. Los estados que permiten los préstamos contra título deberían cerrar las lagunas legales con respecto a qué préstamos están cubiertos y asegurar que todos los prestamistas cumplan las leyes, incluso aquellos que operan a nivel interestatal.
  • Monitorear a los prestamistas a través de requisitos de obtención de licencias y fianzas o cauciones, así como la presentación de informes y la fizcalización. Los estados que tienen prestamistas activos que prestan dinero contra un título, deberían promulgar requisitos estrictos en la obtención de licencias y fianzas o cauciones, así como la presentación de informes y la fizcalización para asegurar que haya una monitorización detenida.
  • Asegurar que los prestatarios puedan ejercer sus derechos. Los prestatarios deberían tener el derecho privado de acción y el derecho de anular aquellos contratos que los prestamistas celebran en incumplimiento con los requisitos legales, de modo que puedan ejercer y hacer cumplir sus derechos. También se deberían eliminar los acuerdos sobre préstamos contra título, aquellas cláusulas que estipulan tener que recurrir a un arbitraje obligatorio que funciona para negarle una oportunidad justa a los prestatarios de cuestionar estos abusos en un tribunal.