El terreno perdido, 2011: Las disparidades en las hipotecas y los embargos hipotecarios

Print this    

Resultados Principales

 

La nación no se encuentra ni siquiera en la mitad de la crisis hipotecaria. Entre las hipotecas hechas entre el 2004 y 2008, un 6,4 por ciento han terminado en ejecución hipotecaria, y un 8,3 por ciento adicionales están en riesgo inmediato y grave.

Las tasas de ejecuciones hipotecarias están fuertemente vinculadas con las pautas de los préstamos con riesgos altos. Los índices de ejecuciones hipotecarias son constantemente peores para los prestatarios que recibieron productos financieros de alto riesgo que fueron promocionados agresivamente antes de la crisis hipotecaria, tales préstamos con multas por pagos anticipados, híbridos con una tasa de interes ajustable (ARM por sus siglas en inglés), y con la opción de una tasa ajustable. Los índicies de ejecuciones hipotecarias son más altos en los vecindarios donde se concentran esos tipos de préstamos.

La mayoría de las personas afectadas por las ejecuciones hipotecarias han sido las familias blancas. Sin embargo, los prestatarios latinos y afroamericanos tienen una probabilidad más del doble de perder su hogar que las familias blancas. Esa probabilidad más alta refleja el hecho de que los afroamericanos y los latinos fueron consistentemente más probables de recibir productos financieros de alto riesgo, incluso cuando se toma en cuenta los niveles de ingresos y crédito.

>>Lea el resumen ejecutivo completo
>>Lea el informe completo (en inglés)
>>Vea el mapa interactivo de las ejecuciones hipotecarias (en inglés)

Mientras que el país lucha por el quinto año de la crisis hipotecaria, no encontramos ninguna señal que la avalancha de hogares perdidos disminuirá en el corto plazo. Entre los hallazgos principales de este informe, El terreno perdido, 2011, demostramos que por lo menos 2,7 millones de hogares han sido perdidos por medio de una ejecución hipotecaria y que, notablemente, ni siquiera estamos en la mitad de la crisis.

El terreno perdido, 2011, le añade a los esfuerzos de hace mucho tiempo del Centro para Préstamos Responsables (CRL pos sus siglas en inglés) de documentar la severidad y las dimensiones demográficas de la epidemia de ejecuciones hipotecarias.  En 2006, el Centro para Préstamos Responsables publicó Perdiendo el terreno, una investigación de las ejecuciones hipotecarias de alto riesgo o “subprime”, y el costo proyectado para los propietarios antes de la caída del mercado de viviendas. En 2010,  CRL publicó el informe Las ejecuciones hipotecarias en términos de la raza y la etnicidad: las demográficas de una crisis, el cual estimó las ejecuciones hipotecarias completadas hasta el 2009 y las distintas tasas de ejecuciones hipotecarias  por los diferentes grupos étnicos y de raza . La evaluación del alcance de la crisis sigue siendo una tarea difícil ya que no existe ninguna fuente de información nacional con el número de ejecuciones hipotecarias, la demografía de las personas impactadas o la distribución de las propiedades embargadas.  En este informe, utilizamos una base de datos ampliada que actualiza los hallazgos anteriores y extiende el alcance de nuestro análisis.

Este informe evalúa tres preguntas principales. En primer lugar, se analiza quien ha perdido su casa por una ejecución hipotecaria, y quien todavía está en riesgo. Nos fijamos en tanto en la raza/etnia y los ingresos de los prestatarios, y exploráramos cómo el impacto de las ejecuciones en los distintos grupos socioeconómicos y demográficos varía dependiendo del lugar donde viven. En segundo lugar, nos fijamos en que tipo de préstamos los diferentes prestatarios recibieron para comprender la relación entre las características de los préstamos y los casos de morosidad. Finalmente, se analiza, donde la crisis ha tenido el mayor impacto, evaluamos que áreas y tipos de vecindarios han sido más afectados.

Published: November 17, 2011

Categories: Mortgage Lending