El impacto de la crisis hipotecaria en California

Print this    

Lea el resumen ejecutivo (en español)
Lea el informe completo (en inglés)

Datos Importantes:


  • Más de la mitad de las ejecuciones hipotecarias en California han sido de hogares latinos y afroamericanos, una cifra desproporcionada en comparación al número de habitantes de esas comunidades en el estado y el número de préstamos hechos a esos propietarios.

  • La concentración y el volumen de las ejecuciones hipotecarias en California varían drásticamente por región. El Valle Central ha tenido la concentración más alta de ejecuciones hipotecarias, mientras que Los Ángeles ha tenido la cantidad más alta de ejecuciones.


  • Contrario al mito popular, la mayoría de las ejecuciones hipotecarias no son de las “mega-mansiones,” sino de casas modestas.

California y el resto del país están en medio de una de las crisis hipotecarias más peores desde la gran depresión de los Estados Unidos.  A lo largo del país, las ejecuciones hipotecarias han llegado a niveles históricos, con casi uno de cada diez hogares en medio de un embargo hipotecario. En California, casi uno de cada ocho hogares—o aproximadamente 702.000 hogares—está en estos momentos bajo el proceso de ejecución hipotecaria, la economía continúa su caída y el índice de desempleo se mantiene en el 12 por ciento.  Este informe del Centro para Préstamos Responsables presenta las diferentes características de la crisis hipotecaria en California, examina el dónde y el porqué de la crisis en el estado y habla de lo que debemos de hacer en estos momentos para prevenir aún más ejecuciones hipotecarias. 

 

El impacto negativo de las ejecuciones hipotecarias

 

El daño hecho a las familias por medio de las ejecuciones hipotecarias es multifacético. La primera fase incluye el desbaratamiento y trastorno asociados con la pérdida de un hogar y el desalojo de una vivienda que pueden tener efectos graves y significativos en la educación de una familia, en su salud y en sus oportunidades de empleo.  La segunda tiene que ver con la pérdida del sueño de ser dueño de su propio hogar y aprovecharse de los beneficios económicos que vienen con esa oportunidad y las posibilidades de crear un patrimonio familiar. 

La propiedad de viviendas ha sido una de las fuentes principales para la movilidad económica y la seguridad financiera de miles de familias en este país, ya que la equidad de esa vivienda puede ser usada para empezar un negocio, matricular a un hijo o una hija en la universidad y garantizar la jubilación.  Además, la equidad de esa vivienda les puede dar a muchas familias la protección necesaria para sobrevivir una emergencia financiera, como la pérdida de empleo, el divorcio o las facturas médicas. La propiedad de una vivienda también es una de las maneras principales que una familia puede crear el patrimonio necesario para garantizar el bienestar económico de sus hijos y las siguientes generaciones.

Por lo tanto, la crisis actual pone en peligro la estabilidad financiera y la movilidad de miles de familias a lo largo del país, no solamente en estos momentos sino también en el futuro.  Además de las familias y los individuos que ya han perdido sus hogares en esta crisis por medio de una ejecución hipotecaria, las familias que quedan en esas comunidades siguen siendo afectadas cuando el valor de sus propios hogares cae gracias a la avalancha de ejecuciones hipotecarias y de casas abandonadas en sus vecindarios.

 

Las comunidades más afectadas

 

Por lo tanto, es críticamente importante que entendamos no solamente las estadísticas de las ejecuciones hipotecarias de hoy en día y del futuro cercano, sino también la distribución de esas ejecuciones en las diferentes comunidades y poblaciones del país.  En este informe, CRL destaca a las comunidades más afectadas por la crisis hipotecaria actual en California, describe la distribución geográfica de las ejecuciones hipotecarias y provee los detalles del perfil típico de uno de esos hogares perdidos.

 

Las recomendaciones y los siguientes pasos

 

El informe también provee las siguientes recomendaciones para aliviar la situación actual:

  • Requerir que las compañías de servicios hipotecarios completen la reexaminación de cada solicitud de modificación del préstamo antes que empiecen la ejecución hipotecaria.
  • Incorporar las reducciones de capital en los programas de modificación de préstamos, particularmente cuando el valor de la vivienda ha contribuido a la mora del préstamo.
  • Dejar que las cortes de bancarrota puedan intervenir y modificar los préstamos hipotecarios.
  • Aumentar los recursos disponibles y la capacidad de las agencias de asesoría y de ayuda legal. 

Published: August 17, 2010

Categories: Mortgage Lending